LA QUINTA ESENCIA

Vagando...


Vas recorriendo las calles de la gigantesca ciudad, una por una, recreándote al verlas.
Observas el bullicio de la vida que llena las calles, un torrente sin fin de personas y personas que no cesa, que no duerme; que sigue día y noche.
Observas la inmensa masa de gente, cada uno pensando en sus quehaceres, sin pararse a mirar la preciosa ciudad, sin contemplar lo que tienen delante.

Únicamente hablan con quien deben hablar, únicamente paran donde deben parar, únicamente hacen lo que deben de hacer.
Sin mente sin conciencia... sólo cumpliendo su función.
Actuando como ejes del gran mecanismo de una sociedad inerte.

Sin embargo tú... tú eres distinta, tú no eres un simple componente del sistema.

Tú eres un espíritu libre, una vagabunda de la existencia, una caminante del tiempo...
Vas vagando, observando lugares, alimentándote de ellos, aprendiendo; conociendo a personas de todos los lugares, de todas las razas, de todas las clases, de todas las edades...
Contemplas como las personas nacen y mueren, como los edificios se crean y se destruyen, como las personas cambian, como el mundo va creciendo...

Vagas; sin patria, sin destino, sin ruta... únicamente a vivir y a seguir con tu eterno viaje.