LA QUINTA ESENCIA

De como la democracia es aplastada una vez más


Y por fin, la voz de la conciencia se impuso y gritó en las mentes de todos aquellos ciudadanos: "Levantaos y reivindicad vuestros derechos, haced saber a aquellos que os quieren gobernar que seguís ahí. ¡Indignaos!"
Y así lo hicieron. Unos días más tarde, eran brutalmente desalojados por una violenta masa de policías con el supuesto objeto de limpiar una plaza (pública, por cierto) para celebrar un triunfo futbolístico.
.
.
.
Creo que aquí falla algo.

Pero sin duda lo peor de esto es la pasividad con que la gente se toma estas cosas. Que los miles, millones mejor dicho, de españoles vean en sus casas las agresiones a las que son sometidos aquellos que reclaman los derechos que deberían poseer y les de igual; es muy triste que sólo un pequeño porcentaje se sienta indignado con esto.
Por favor, tened un poco de sentido crítico y daros cuenta de que las cosas se están haciendo al revés.
Por favor, dejad de considerar normal los atentados contra la libertad.