LA QUINTA ESENCIA

Sundays in love



...Y yo decirte que te quiero y tu sonreírme
(no sólo con la boca, también con la mirada,
pues las sonrisas más bonitas son las de tus ojos).


Y seguir caminando, quizá infinitamente,
por esa pradera imaginaria; pisando un césped
siempre verde (pues este es un sueño y las
plantas no marchitan) con los pies descalzos...


Porque nunca se hará tarde y siempre
viviremos el momento eterno, quedando
encerrados en apenas unos segundos el resto
de nuestras vidas,
viviendo esta etérea sensación...