LA QUINTA ESENCIA


No te asomes
a la ventana,
que no hay nada en esta casa.

Asómate a mi alma.


No te asomes
al cementerio,
que no hay nada entre estos huesos.

Asómate a mi cuerpo.


                         Miguel Hernández