LA QUINTA ESENCIA

Nocturnidad del 18 de Septiembre


Melodías de un concierto suenan a lo lejos en la noche ferial de aquel pueblo disfrazado de ciudad.

Fantasías creadas a partir de visitantes pasajeros que desfilan ante los ilusos jóvenes que con alegrías renovadas siguen a los ya idolatrados personajes, más habitantes en el mundo de la ilusión que en el de la realidad. Y entre risas y escondites espontáneos van construyendo historia sobre historia donde no hay apenas cimientos.
Pero las imaginaciones son una arma de doble filo, que acaban por reflejar en su cuchillo de espejo la cruda realidad.

Pasadas las horas; ida ella, ido él; nocturnidad decadente en la casa de ánimas fugadas.
Cena rápida y solitaria, en el refugio de los pensamientos.


Por la noche volvió a soñar con ella.
Con sus ojos verdes...