LA QUINTA ESENCIA

Nunca volvió


Nunca volvió.
Nunca regresó de aquellos mares olvidados, de aquel rumor de olas perdidas, de aquel canto de aguas movedizas...

Se marchó al principio de los tiempos; cuando todo era distinto, cuando el mundo parecía otro y animales y personas compartían el lenguaje de la vida.
Se marchó cruzando mil y un océanos, aprendiendo a escuchar el mar, contemplando el espejo azul y leyendo en él las historias jamás contadas.


Un día de cielos grises decidió volver. No era un buen día para las decisiones importantes.
Volvió a cruzar los mismos caminos no trazados, volvió a seguir las mismas rutas teñidas de azul y gris. Pero el gran espejo ya no era el mismo; ahora era viejo y triste.
Había ahogado su vitalidad en sus propias profundidades, junto a cuerpos de miles de marineros que aún cuentan sus leyendas de criaturas ocultas y lugares soñados.



Vio a las nubes moverse amenazadoras, vio a los pájaros huir de un peligro invisible.
Y el mar, impasible ante las pasiones de los hombres; se tragó despiadado su cuerpo, hundiéndolo en su vientre profundo. Miles de sentimientos entrelazados se hundieron junto a la coraza muerta, apagados en el interior del azul oscuro.


Nunca volvió.

Siguió anclado a la madre de las olas por años y años, contándose secretos inconfesables; ya superada la línea de lo palpable, cruzada la barrera de la muerte...



1 visitantes...:

Beuxy dijo... @ 11/2/10 18:08

la mar es muy cruel, igual que las ilusiones que te vas haciendo en la vida.

Lo importante es aprender a nadar para que por lo menos puedas flotar si te hunde la vida. Hacerse unos manguitos de sueños y esperanza, que cuando unos caen llegan otros nuevos =)

millones de besos!!!!

Publicar un comentario